Un asesino en casa

Por Carla Sabido

La noche vestía una fuerte tormenta aquel día, los estruendosos ruidos de los truenos me levantaron de la cama, cerré mi ventana y volví a ella bastante adormilada. De pronto comenzó un goteo, las espesas gotas cayeron sobre mis piernas unas dos o tres veces, entre la oscuridad limpie mis piernas entre las sábanas. Una de las gotas me cayó justo en la frente pero esta se sentía aún más densa, así que me levanté para encender la luz y en mi camino me encontré con lo que parecían ser charcos de esta misma agua que caía de las goteras por todo el cuarto, al encender la luz noté que esta no prendía, así que me devolví a la cama, pero cuando me acerqué a ella la sentí completamente mojada… Una mano sobre mi hombro me tomó por sorpresa, al mismo tiempo que los truenos no dejaban de caer,a este momento me sentía aterrorizada, aunque solo pasaba por mi cabeza que esto era parte de mi imaginación. Mientras las luces del cielo, intermitentes iluminaban la habitación, vi la figura de un hombre con una sonrisa inquieta y ojos desviados, con un cuchillo en mano apuntando hacia mi y con la otra me sostenía del hombro, toda mi habitación estaba cubierta de sangre.

Me tiré al suelo totalmente en pánico, en ese momento los truenos pararon y unos segundos después se encendieron las luces.

El desapareció, pero la sangre seguía ahí.
La policía jamás logró identificar al sujeto, pero la sangre pertenecía a una chica
que había muerto días antes en las vías del tren, al parecer un suicidio…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s