3733,5 ºC

Por Tomás Emilio Sánchez Valdés

Mi vida está pegada en las yemas de mis dedos,
unida como un hierro caliente que se hundió en la piel.

Estoy impregnado de esta fundición
que no llega a escaparse derretida, atraída por imanes;
alcanza entonces a esconderse entre mis uñas.

En la punta de mis dedos;
allí donde el frío y el calor más me queman
donde hay ampollas y cayos;
allí está aferrada mi vida.

Mi vida arde
en la punta de mis dedos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s