No pedí nacer

Por Jonathan Caceido Girón

“Yo nací un día que Dios estuvo enfermo”.
César Adrián Vallejo Garrionero

En la nada me encuentro,
Taciturno,
reflexionando
lo afortunado que soy
al no nacer.

Así es:

¡Prefiero la nada!
Prefiero no nadar,
ni escuchar el pitido
de los pájaros.
¡Prefiero no sentir
¡El nacer primaveral!

¡oh, sí!, prefiero no enamorarme!
¡Estado bobalicón en el que se encuentra el hombre!

Acá en la nada
no busco dinero
¡Ni putas para follar!
¡Y es que no quisiera nacer!

No quiero ser el experimento
de un dios cegatón,
que hizo a los hombres con el barro
más podrido de la naturaleza.
¿Y para qué nacer?
Si, acá en la nada
uno se siente contento.
¡No hay pobreza ni riqueza!
¡No hay codicia ni placer!

Y es que no quisiera tener que morir,
no quiero esa condena.
Ahhh! Y no quiero que olviden
que los brazos serviles
que cargan el ataúd,
¡pronto serán cargados!
¡Es un alivio librarme de ello!

Por ahora, sólo espero
que algún miope
¡Se alegre de no llegar!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s