Asunto serio

Por Julio César Sánchez 

A Bernardo Esquinca

Con sus rostros llenos de preocupación y angustia, los tutores del menor fueron narrando al psiquiatra la relación de su hijo con su amigo imaginario. Describieron, con meticulosidad, las largas horas que se pasaba platicando con él y los juegos escalofriantes que en complicidad realizaban. Al oírlos, el especialista sólo quedó confundido y perplejo. No por aquel trivial problema, que sabía cómo hacerle frente, sino por aquellos padres que, en concordancia, fantaseaban al afirmar que tenían un hijo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s