LOS LÍMITES SUPERADOS

Por Daniel Arriaga Guevara

Hace algunos años, escuchando una estación de frecuencia modulada llamada RMX, descubrí un programa radiofónico que me ha brindado horas de baile, tarareo y felicidad, algo sabría el filósofo alemán Friedrich Nietzsche sobre los tiempos que se avecinaban al asegurar que “La vida sin música sería un error”.

El programa semanal al que me refiero se llama “Panamérika”, es presentado por Red Bull, producido en la Ciudad de México y conducido por Jorge Medina y tiene una duración de una hora durante la cual proponen un recorrido por toda hispanoamérica a través de sus sonidos contemporáneos.

Además de poder escuchar el show radiofónico en el FM también se puede oír en un portal de noticias en internet (https://www.redbullradio.com/shows/panamerika), en el que incluso se pueden leer las reseñas o notas musicales semanales. La intención del portal es servir como plataforma de unidad cultural compartiendo la música emergente de las diversas escenas de habla hispana en todo el mundo, por lo que cada show, con una temática diferente, propone música innovadora que se puede escuchar en la fiesta pero que también sirve para hacer conciencia sobre la ruptura de las fronteras impuestas por lo político, social, económico o histórico en nuestro continente.

Como se sabe, actualmente existe mundialmente una reafirmación de los valores políticos neoliberales y conservadores que buscan la supremacía de lo puro, lo privado y lo nacional, es por esto que cada programa de “Panamérika” tiene un valor político intrínseco gracias a la búsqueda de la descolonización del pensamiento a través de la música.

En este sentido lo que hace el programa es presentar propuestas musicales, nuevas o consagradas, con una estética definida cercana a las escenas underground de sus ciudades o regiones de origen; la plataforma permite voltear a ver lo que músicos chilenos, colombianos, cubanos o mexicanos están haciendo, esto es importante ya que aleja el gusto musical de los escuchas de los valores de la industria hegemónica del entretenimiento, además de estimar la creación de movimientos musicales autónomos, con sus músicos, tocadas y producciones musicales propias en los diferentes contextos hispanoparlantes.

El show radiofónico presenta de manera desenfadada la música que cada región necesita y que por lo tanto genera: Dj´s neoyorquinos que hacen remixes de música tradicional cubana, la pervivencia de la música de protesta chilena, con Víctor Jara como su máximo representante, a través de los grupos y músicos rockeros chilenos actuales, o el new wave o metal que se hace en San Cristóbal de las Casas, al final, el portal “Panamérika” es un medio alternativo sobre música con la clara idea de que sus radioescuchas dejen de prestar atención a lo que está transmitiendo MTV o las estaciones comerciales de radio.

El show radiofónico descoloniza el pensamiento no sólo traspasando las fronteras geopolíticas gracias al disfrute de la música sino también al diluir los géneros musicales, ya lo cantaba el Profeta del nopal, Rockdrigo González: “Son tiempos de híbridos” y en la música que transmite “Panamérika” es notorio, ya que dentro de la programación se pueden escuchar canciones que van del pop, la música electrónica, el rap o al jazz, por lo que respetar el purismo de los géneros musicales no importa mucho, los músicos crean sus propuestas donde lo importante es su propia expresión a través de la melodía, el ritmo y la armonía.

“Panamérika” es una celebración de la diversidad vuelta canciones y nos invita a aprender a escuchar sin reservas, después de todo la música siempre va un paso delante de nosotros, cuando al momento de la escucha, sin importar lo límites de nuestro gusto se nos cuela en el cuerpo y la mente poniéndonos a bailar, cantar, a disfrutar.Lo que importa es que las propuestas musicales, autores o grupos, sean congruentes con la música que realizan, por lo que no existen géneros mejores o peores, cultos o populares, sino sonidos y silencios que comunican los sentimientos o ideas de sus creadores, sin importar que suenen a reggaetón, folk o pop de sintetizadores.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s