LA VUELTA AL DÍA EN OCHENTA MUNDOS O LAS CHISTERAS DE LOS JULIOS

Por Daniel Arriaga Guevara

Hay que agradecer de manera profunda a la Editorial RM la edición de “La vuelta al día en ochenta mundos” en su versión original, como fue pensada tanto por el autor: Julio Cortázar, como por el ilustrador, el también argentino, Julio Silva.

Especie de almanaque, collage y experimento, pero fiel a la consigna del autor encantador de gatos, de hacer del lector un confidente, un cómplice: la persona que emprenda la lectura de “La vuelta al día en ochenta mundos”, al cerrar el libro seguirá viajando por los intercisos de la realidad.

Son tres los Julios que intervienen en el libro, ya mencioné a dos, Cortázar y Silva, al otro se le debe el nombre del libro, el mismo “Coco”, como llamaba su familia al cronopio mayor, señala que a su tocayo, Julio Verne, le debe el nombre del texto pero también ese gusto por lo fantástico, tan peculiar en la pluma del argentino nacido en Bruselas pero de nacionalidad francesa.

El libro es una miscelánea que combina diversos tipos de textos que van de las viñetas, poemas y cuentos al estudio literario, artículos periodísticos y reseñas musicales, todo aderezado por el gusto gráfico del artista Julio Silva, siendo el resultado un libro delicioso y lúdico, fiel al estilo cortazariano de crear diálogos entre manifestaciones artísticas y culturales diversas, provocando que por las páginas, convertidas en mundos, desfilen desde músicos, como: Thelonius Monk, Louis Armstrong o Carlos Gardel, también aparecen literatos, como: José Lezama Lima, artistas visuales, como: Marcel Duchamp o Adolf Wölfli y una cantidad importante de cronopios y pintados, que en conjunto nos entregan una quimera del genero chocarrero.

Y es que la imaginación y el pensamiento racional (así es, en ese orden deberían de marchar las cosas), del escritor amante de tocar la trompeta, es un niño curioso que lo mismo habla sobre sus recuerdos infantiles cuando escuchaba peleas de box en la radio, la difícil tarea de traducir el espíritu de un poema a otra lengua o el uso y abuso de los happenings también llamado performances o como él los llama: agujeros en el presente.

Quiero explayarme en un texto que me parece de una lucidez pasmosa, en el cual se presenta el sentido general del libro, dicho texto es: “Dialogo con maoríes”, en donde a través de la conversación entre dos sujetos, Julio Cortázar expone lo contrario a la visión racional occidental de la realidad a través de la negación de la unidad y la finitud de los hechos, para lo cual retoma la premisa de que los maoríes dividen al caos primigenio del espacio en un proceso sutilísimo que tiene muchas fases preliminares, lo anterior para señalar que la realidad que creemos dura y tangible, es más bien, parecida a una esponja.

Es estimulante que los textos que comprenden el libro tengan vida propia, sin embargo, cada uno sirve de antecedente para el posterior, lo que le otorga continuidad a toda la obra, aunque, para seguir con el juego del autor, el libro se puede leer como el lector lo prefiera, es decir, brincando de la lectura de un poema en la página 57 a la contemplación de una ilustración del libro “Los hijos del capitán Grant”, de su tocayo de apellido Verne, y es gracias a estos pasajes visuales, que el otro Julio, en este caso Silva, hace patente la relación entre lo fantástico ordinario de Cortázar y lo fantástico extraordinario de Verne.

La propuesta de lectura de “Vuelta al día en ochenta mundos” es un juego que estimula la imaginación e invita al lector a elevarse en globo sobre las azoteas de los convencionalismos de la rutina y descubrir lo que se puede observar a través de las grietas y goteras de los techos de la razón. Gracias Julios.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s